Instalación fotovoltaica aislada

Las instalaciones de calefacción y agua caliente sanitaria con biomasa cada vez son más numerosas, debido a que es un recurso renovable que presenta un gran potencial y augura un gran futuro en nuestro país, al disponer de los recursos necesarios, como son las grandes masas forestales. Esto anterior, unido a la subida de los precios de los combustibles fósiles, así como una mayor concienciación por parte de los consumidores hacia el medio ambiente han puesto de relieve una fuente de energía que si bien ya la veníamos utilizando desde hace miles de años, los nuevos procesos de industrialización y automatización permiten un uso limpio, eficiente y prácticamente automático.

Su principal ventaja se encuentra en el punto de vista ecológico, ya que presenta un nulo impacto sobre las emisiones de carbono a la atmósfera, ya que el CO2 que se desprende de la combustión no puede ser superior al absorbido por la biomasa en su fase de crecimiento. Por otro lado el aspecto económico, debido al bajo coste del combustible actualmente respecto de los altos precios de los combustibles fósiles. Otra de las ventajas de la biomasa, es que no genera olores como el gasóleo o que no puede producir escapes peligrosos como el gas. Las calderas de biomasa oponen gran resistencia al desgaste, tienen una larga vida útil y son prácticamente silenciosas debido a que no necesitan un quemador que insufle aire a presión para pulverizar el combustible, como las calderas de gasóleo. Además, presentan un alto rendimiento energético, entre el 85-92%.

Existe una gran variedad de instalaciones de biomasa. Desde pequeñas instalaciones con estufas, (para pequeñas estancias o recintos), pasando por hidroestufas, hasta calderas de grandes dimensiones.

Instalación fotovoltaica aislada

En nuestra sección "TRABAJOS", puede ver fotos de instalaciones típicas llevadas a cabo por nosotros